Teléfono 1: 608 009 540 | Teléfono 2: 608 173 596 | Email: tiaf@tiaf.es

¿Por qué inspeccionamos? – Consecuencias

Consecuencias

La obligatoriedad de realizar las inspecciones periódicas no debe entenderse como una carga más para los agricultores, sino como una oportunidad para poner su equipo aplicador en las condiciones óptimas que le llevarán a obtener los siguientes beneficios:

a) Ahorro en productos fitosanitarios: Con un equipo en buen estado se obtiene una mayor eficacia y eficiencia en los tratamientos fitosanitarios. Las plagas o las malas hierbas se combaten más fácilmente a corto plazo si aplicamos el tratamiento de forma uniforme y adecuada, ajustando la dosis de una manera más precisa.

La experiencia llevada a cabo hasta el momento en otros países de la Unión Europea y por parte del equipo de investigación de distintas universidades españolas, concluye que la inversión dedicada en cumplir con los requisitos de la ITEAF, es menor a los beneficios económicos obtenidos a medio plazo. Un manómetro que indica la presión de forma errónea, o varias boquillas desgastadas por el uso, pueden provocar un coste extraordinario en cada aplicación.

b) Ventajas a largo plazo: Cuando se realiza un tratamiento en buenas condiciones, es más probable evitar que las plagas o malas hierbas desarrollen resistencias a las materias activas, sin duda alguna, cada vez más escasas en el catálogo permitido por la Unión Europea.

c) Mayor seguridad en el trabajo: Operar con un equipo aplicador que cumple con las normas de seguridad establecidas en la Unión Europea, es garantía de tener una menor probabilidad de sufrir graves accidentes laborales.

d) Tener la documentación en regla permite acogerse a las ayudas de la PAC con garantías de no recibir sanciones por parte de los organismos reguladores a nivel autonómico.

e) Reducción de la contaminación.