Teléfono 1: 608 009 540 | Teléfono 2: 608 173 596 | Email: tiaf@tiaf.es

¿Qué inspeccionamos en pulverizadores hidroneumáticos? – Tercer paso: Inspección

Manual de inspeccion de equipos de aplicación de fitosanitarios en uso

Este documento está basado en el “Manual de Inspección de Equipos de Aplicación en Uso”. Como complemento a la información aquí mostrada, se puede consultar el manual completo pinchando en la imagen.

Tercer paso: Inspección

La aplicación de la Norma UNE-EN 13790 1/2 para la inspección de los equipos aplicadores de fitosanitarios conduce a la evaluación de los distintos elementos del pulverizador en 3 categorías:

  • Sin defecto
  • Defecto leve
  • Defecto grave

Un equipo obtendrá la clasificación de Inspección desfavorable cuando de la aplicación del proceso establecido por la norma UNE-EN, anteriormente citada, no se produzca ningún defecto grave. La aparición de uno o varios defectos leves dará lugar a recomendaciones de reparar y/o sustituir elementos con el fin de preparar la máquina para la próxima inspección.

Durante la inspección se comprobarán los siguientes elementos:

a) Manómetro:

  • Debe ser visible desde el puesto de conducción
  •  Se valorará si la escala es adecuada a las presiones normales de trabajo para ese tipo de pulverizadores o si, por el contrario, provoca que la resolución sea menor o las marcas de escala sean ilegibles. Se consideran normales presiones de trabajo comprendidas entre 5 bar y 20 bar para pulverizadores hidroneumáticos. Si el rango de lectura fuera excesivo, pero esto no afectase a la resolución ni a la legibilidad de las marcas de escala, se consideraría satisfecho el requisito.
  • La escala debe tener marcas cada 1 bar, como mínimo, para presiones comprendidas entre 5 y 20 bar (como es en el caso de los pulverizadores hidroneumáticos).
  • Para manómetros analógicos, el diámetro mínimo de la carcasa debe ser 63 mm.
  • La aguja del manómetro debe mantenerse estable y sin oscilaciones.
  • Se desmontará el manómetro de la máquina y se contrastará con un manómetro certificado.
  • El inspector situará un manómetro calibrado o una conexión para la medida de presión a distancia en la posición del manómetro del pulverizador y en la entrada de cada uno de los lados del atomizador o de las secciones que pudiera haber. Si la conexión a la entrada de las secciones debe realizarse en una boquilla, se garantizará que ésta pueda pulverizar para mantener las condiciones normales de trabajo. Se establecerán 2 presiones de ensayo (por ejemplo 6 y 12 bar) y se registrarán las lecturas obtenidas en los manómetros calibrados. La diferencia entre la lectura de cada una de las secciones y la lectura en el punto de medida del pulverizador no podrá ser superior al ±15%.
  • Todos los dispositivos para regular la presión deben mantener una presión de trabajo constante con una tolerancia del ±10% a un régimen de rotación constante y alcanzar la misma presión de trabajo una vez se haya apagado y encendido el equipo.

b) Ventilador:

  • Vibraciones: Se pondrá el ventilador en marcha y se verificará que no existan vibraciones demasiado pronunciadas que puedan indicar un mal funcionamiento o un riesgo en su uso.
  • Velocidades de giro: Consultando el manual de instrucciones del equipo, que deberá suministrar el fabricante, el inspector comprobará que el régimen de giro del ventilador corresponde al indicado para cada una de las diferentes opciones (si las hubiere).
  • Embrague: En caso que exista una caja desmultiplicadora con posición de punto muerto, se comprobará que existe embrague y que éste funciona correctamente.
  • Deflectores: Los deflectores regulables del ventilador y los que aparecen en la carcasa adicional de la unidad de aire deben funcionar correctamente, en caso de que existan.
  • Dirección correcta: No debe caer producto pulverizado sobre ninguna parte del equipo, con la excepción de aquellas partes donde no sea posible debido al funcionamiento de la unidad de aire y que no produzca goteo.

c) Boquillas:

  • Antigoteo: El inspector se situará en la parte posterior del pulverizador y pedirá al operario que desconecte la pulverización. Una vez cerrado totalmente el circuito, el inspector esperará durante 5 segundos y comprobará que no se produce goteo en ninguna de las boquillas.
  • Adecuación de las boquillas: El inspector observará el conjunto de las boquillas para comprobar que todas pueden ser identificadas correctamente y que son las apropiadas para el tipo de aplicación al cual se destinan.
  • Simetría: Los portaboquillas y el tipo y modelo de boquillas deben seguir el mismo patrón a ambos lados del atomizador.
  • Cierre individual: Debe ser posible cerrar cada boquilla por separado. En el caso de tratarse de boquillas múltiples, este requisito se aplica a cada boquilla múltiple.
  • Orientación: Debe ser posible regular la orientación de las boquillas de manera simétrica y reproducible.
  • Se realizará la medición del caudal de cada una de las boquillas. El caudal de salida de cada boquilla con la misma designación no debe variar más del 15% respecto al caudal nominal de salida o del 10% respecto al caudal de salida medio de todas las boquillas con la misma designación. Para la pulverización simétrica, la diferencia entre el caudal medio del lado derecho e izquierdo debe ser como máximo del 10%.
  • Cada boquilla debe formar un chorro uniforme.

d) Mando de control:

  • Puesto en marcha el pulverizador, se procederá a accionar uno a uno todos los mandos del circuito hidráulico que intervengan en el accionamiento y regulación del líquido pulverizado y se comprobará su correcto funcionamiento y que no existan fugas en ninguno de ellos. Se debe conectar y desconectar la válvula del distribuidor general del equipo, activar las distintas secciones y actuar sobre el regulador de presión del equipo para modificar la presión de pulverización.
  • Los controles necesarios para la pulverización deben estar colocados de tal forma que se puedan alcanzar y operar fácilmente mientras se realiza la pulverización y se pueda leer cualquier información dispuesta, por ejemplo, en paneles. Debe ser posible la abertura y cierre de todas las boquillas simultáneamente.

IMPORTANTE: Se admite el giro de la cabeza y la parte superior del cuerpo.

  • Debe ser posible pulverizar alternativamente por cada lado del pulverizador mientras el lado opuesto permanece completamente cerrado.

IMPORTANTE: No cumplir este requisito, supone una falta grave, que implica que la inspección sea DESFAVORABLE.

  • No se permite la presencia de circuitos a presión dentro de la cabina del tractor. No aplicable en tractores sin cabina.
  • En el caso de existir caudalímetros (utilizados para el control de la relación volumen/hectárea), deben medir con un error máximo del 5% de los valores reales.

e) Bomba:

  • El caudal nominal de la bomba debe ser identificable según las especificaciones de la placa.
  • Con el equipo a la presión nominal de trabajo (10 bar para pulverizadores hidroneumáticos), se procederá a comprobar visualmente que se consigue una agitación claramente visible del líquido del depósito con todas las boquillas en funcionamiento.
  • La bomba no debe producir pulsaciones visibles.
  • Se comprobará que la presión de tarado de la válvula de seguridad sea la adecuada para el pulverizador inspeccionado a partir de la información suministrada por el fabricante.
  • No debe presentar fugas.

f) Depósito:

  • Tapa: No se deben producir fugas cuando la tapadera está cerrada. La tapa deberá ser solidaria al depósito. Debe existir un dispositivo en la tapa del depósito, que debe disponer de una válvula antiretorno que facilite la entrada de aire e impida el vertido de líquidos.

Éste debe estar en buen estado.

IMPORTANTE: Un orificio que permita la libre circulación de aire pero no impida vertidos de caldo al exterior no es el adecuado.

  • Fugas: Se comprobará que no existan fugas en el depósito.
  • Filtro de llenado: Se comprobará la presencia de un filtro en el orificio de llenado. Deberá estar limpio y en buenas condiciones.
  • Dispositivo de vaciado: El dispositivo de vaciado debe estar situado en el punto más bajo del depósito para conseguir vaciar todo el líquido contenido en el depósito. Se realizará una inspección visual y posteriormente se verificará su funcionamiento. Debe ser posible recoger el resto de caldo de forma sencilla, sin herramientas, de manera fiable y sin pérdidas.
  • Indicadores de nivel: En el depósito debe haber un indicador del nivel de líquido de fácil lectura que sea visible desde el puesto de conducción del tractor y desde donde se llena el depósito.
  • Agitación: Se comprobará el correcto funcionamiento del agitador tanto pulverizando como sin pulverizar.

g) Conducciones:

  • No deben presentar fugas, roturas ni abrasiones, así como curvaturas demasiado pronunciadas.
  • En posiciones de trabajo, las tuberías flexibles no deben estar al alcance del caldo.

h) Filtros:

  • Debe haber al menos un filtro en el lado a presión de la bomba (impulsión) y en caso de tratarse de bombas volumétricas, también debe haber un filtro en el lado de aspiración.
  • Los filtros deben estar limpios y en buen estado. Deben ser sustituibles.
  • Si existe un dispositivo de aislamiento, debe ser posible, con el depósito lleno hasta su volumen nominal, limpiar los filtros sin que se produzcan fugas de caldo al exterior, con la excepción del líquido que puede aparecer en la cubierta del filtro y en las tuberías de aspiración.

IMPORTANTE: Este punto no es obligatorio si el equipo no cuenta con este dispositivo.

i) Otros dispositivos:

  • En el caso en que el pulverizador esté equipado con los dispositivos que se indican a continuación, estos serán inspeccionados.

IMPORTANTE: No es obligatorio que el equipo aplicador de fitosanitarios esté dotado con el equipamiento de este apartado.

  • Depósito lavamanos: Se comprobará que funcione correctamente.
  • Depósito de limpieza: Se comprobará que funcione correctamente.
  • Sistema incorporador: En caso de que el pulverizador disponga de un elemento incorporador de producto fitosanitario, se comprobará que éste lleve una rejilla de protección que evite la entrada de grumos, plásticos, tapones u otros elementos al interior del depósito.

IMPORTANTE: La ausencia de rejilla o presencia de desperfectos que impiden una correcta protección supone una falta grave, lo que conlleva que la inspección sea DESFAVORABLE.

  • Limpiador de envases: En caso de que el pulverizador disponga de un elemento incorporador de producto fitosanitario, se comprobará que éste lleve una rejilla de protección que evite la entrada de grumos, plásticos, tapones u otros elementos al interior del depósito.
  • Limpiador de envases: Se comprobará que funcione correctamente.