Teléfono 1: 608 009 540 | Teléfono 2: 608 173 596 | Email: tiaf@tiaf.es

TIAF en Heraldo de Aragón

 

26 de noviembre de 2016. Esa es la fecha límite que tienen los agricultores aragoneses para pasar la inspección técnica obligatoria de la maquinaria de aparatos fitosanitarios, o lo que es lo mismo: sulfatadoras. Según el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola (ROMA) son más de 13.000 en Aragón, aunque todavía podría haber varias máquinas sin inscribir como explica Javier Moreno, director de Técnicos de Inspección de Equipos Aplicadores de Fitosanitarios (TIAF), actualmente la única empresa homologada por el Gobierno de Aragón para llevar a cabo la inspección.

TIAF comenzaba el pasado mes de marzo el recorrido por losmunicipios y comarcas del territorio aragonés por el Bajo Cinca, donde ya han realizado 200 inspecciones. Por su parte, los agricultores se muestran expectante ante esta nueva “medida obligatoria” que creen que solo sirve para castigar a un sector ya de por sí apaleado por la crisis: “Entre la sequía y el pedrusco, está siendo una época muy difícil para los agricultores aragoneses”, explica José Antonio Miguel, responsable del Área de Estructuras de UAGA. “Estamos hablando de un parque de maquinaria envejecida, y, por si fuera poco, es el primer año que estos vehículos han salido del Plan Renove”, lamenta.

Esta iniciativa surge a raíz de la Directiva Comunitaria de 2009 que pretende controlar el uso de plaguicidas en los cultivos de los países miembro. En España se publica el Real Decreto de 2011 por el cual son las comunidades autónomas las responsables de aplicar esta nueva normativa. En Aragón, DGA autoriza al Laboratorio de Maquinaria Agrícola de la Escuela Politécnica Superior de Huesca para formar las futuras Estaciones de Inspección de Equipos de Aplicación de Fitosanitarios. “Hicimos el primer curso en enero de 2013 para 43 personas, y en junio comienza la segunda edición para otras 30”, asegura Mariano Vidal, profesor de la Universidad de Zaragoza.

En su opinión, lejos de la preocupación generalizada de los agricultores,estas inspecciones permitirán “una mejor utilización de la maquinaria y una aplicación más uniforme, que repercutirán en un ahorro de producto evitando escapes y una reducción de la contaminación ambiental”. En conclusión, aumentará la rentabilidad económica.

Durante estos días continúan las inspecciones en los pueblos de la Comarca del Bajo Cinca, “Se han extendido ciertos bulos que están repercutiendo de manera negativa en el desarrollo de esta campaña, la gente cree que ninguna máquina antigua pasa las pruebas. No depende de la edad sino de las manos del que la usa”, constata Moreno.

Para pasar la ITV hay tres cuestiones clave:“Es importante la protección, que las boquillas no estén desgastadas para evitar escapes y que el manómetro marque la presión correcta. Hasta ahora el 98% de las inspecciones han sido favorables”, asegura Moreno. Como explican fuentes de UAGA, tan solo en Aragón hay 20.000 agricultores dados de alta en la Seguridad Social, en torno al 30% mayores de 60 años, y sin contar con los jubilados, que, aseguran serán los más afectados por esta iniciativa. Sin embargo, desde TIAF advierten que es justamente al revés: “Los más mayores son los primeros que se apuntan y los que mejor cuidan la maquinaria”, afirman.
Un beneficio económico a la larga

Como explica Javier Moreno, director técnico de TIAF, la medida será “molesta” hasta que se normalice. Esta prueba se realiza de manera distinta a la Inspección Técnica a la que estamos acostumbrados, puesto que, en este caso, la empresa trabaja con Unidades Móviles, de momento una, aunque el objetivo final es llegar a tener una flota de cuatro. Los precios de esta prueba, que dura en torno a una hora, oscilan entre los 100 y los 150 euros, dependiendo del tiempo que conlleve. 

“Pasará como con la ITV del coche”, asegura. A la larga, estas inspecciones ayudarán a controlar las pérdidas de sulfatos y plaguicidas, que dañan directamente el entorno: “Si echas producto de menos no matas al bicho y te obliga a aplicar un segundo tratamiento, y si echas de más, gastas más producto y dejas más residuos. En seis meses has amortizado el coste seguro”, asevera.
España de los últimos, Aragón de los primeros

España es uno de los últimos países en iniciar la ‘campaña’ de inspección técnica de equipos fitosanitarios; sin embargo, Aragón, Cataluña y Baleares han sido las comunidades pioneras. La obligatoriedad afecta a todos los dispositivos excepto a máquinas de menos de 100 litros de capacidad y las de accionamiento manual, como las mochilas fitosanitarias. La inspección de estos equipos de control de plagas agrícolas debe realizarse cada cinco años, que a partir de 2020 se reducirán a tres.

Una vez alcanzada la fecha límite, los agricultores contraerán una serie de obligaciones como la de incluir en el Cuaderno de Explotación el tipo de cultivo plantado en cada parcela, así como la máquina y el sulfato utilizados. “Estos documentos se revisarán con rigurosidad, y se tomarán en cuenta incluso a la hora de recibir ayudas de la PAC”, advierte Moreno. Además, utilizar uno de estos “pulverizadores”, usados con herbicidas, fungicidas o insecticidas en las labores agrícolas que no haya pasado la inspección podrá ser causa de sanción.

 

Fuente: http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/heraldo_del_campo/2014/06/03/mas_000_sulfatadoras_tendran_que_pasar_nueva_itv_antes_2016_291522_1431024.html

Author: TIAF S.L.

Leave a Comment